Una Gran Vía más amable y tranquila. Una Gran Vía del Comercio


Una Gran Vía del ComercioPor: Jesús García López

Y lenta. Siempre eché de menos la ausencia de Granada en la red de ciudades lentas. Como esas ciudades del norte de Italia, históricas y encantadoras. Donde merece la pena pasear, disfrutar y saborear el fresco de la mañana con el canto de los pájaros. Cautivados por el encanto de plazas como Bib Rambla, Plaza Nueva o la Romanilla. ¿Por qué no también la   Gran Vía? Porque aquel nuevo siglo deparo la destrucción del antiguo centro e invito a recorrerla a vehículo motorizado, para atravesar toda la urbe. Aquellas intervenciones fastuosas en la Manigua o a avergonzarse de poder observar el agua del Darro, verdadero eje de nuestra Granada. Barreras como las del actual Santander que, por cierto, su fachada anda en deuda con nosotros. Todo esto dio alas a la velocidad sin límite del siglo XX.

El progreso malentendido se llevó por delante las piscinas del Alcázar Genil, al tranvía y a las personas de las aceras. Vallas donde vayas, contaba el dibujante Bonet, que cedió una serie inolvidable de viñetas, con motivo del X aniversario de Granada al Pedal. Poco a poco se saca de ese infierno a los ancianos, los discapacitados o a los niños. Para todos los que hay construir, la nueva movilidad, la movilidad sostenible.


Aflora de nuevo el Zoco y la magia de nuestros comerciantes. Sin el regateo de Argel o Estambul con señas propias andaluzas, españolas y europeas. Así podemos construir, sin derribar lo que de bueno hayan hecho otros.

Dije en la campaña  de 2007, donde Los Verdes se convirtieron en la cuarta fuerza política, que la   Gran Vía tenía vocación peatonal. Pero el costoso diseño de la corporación municipal, la convirtió en todo lo contrario. Una Gran Vía rápida. Sin contundencia en las restricciones o campo de pruebas para las motos y miles de autobuses, un nivel de contaminación elevadísimo, bordes trampa para peatones y discapacitados y un par de terribles nodos, junto a la Catedral y junto al Gobierno de Andalucía. No fue una buena idea, lejos de pacificarla y calmar el tráfico se acentuaron los problemas de sostenibilidad. Se perdió una buena oportunidad. Porque ¿quien se atreve a plantear ahora una inversión millonaria para dar luz verde, a un carril bici a la sevillana? Por ejemplo.

Ganivet decía que el cambio en la estructura urbana echaría a los pobres del centro. No debiéramos haber invadido la Vega, sino que había que recibirla en los barrios. El disparate alcanzó a la Acera del Darro y a las Arrecogidas, la tan cacareada milla de oro.

¿Qué hacer? De momento pensar en una solución que de vía libre al transporte público menos contaminante posible, al peatón y a la bicicleta. Porque la bici es una opción limpia, solidaria y saludable y porque la bici es para la ciudad histórica. Así  manifiestan los expertos en el Grupo de Expresión gráfica en la Ingeniería y en la Arquitectura del Patrimonio y el Medio ambiente de la Universidad de Granada, en el que participo. Ese es el territorio en el que se mueve Granada al Pedal, Primavera andaluza y muchos ecologistas granadinos. También en el campo institucional la actual Consejería de Fomento que dirige IU como consecuencia del pacto de Gobierno en Andalucía. Debe haber tiempo para hablar con todo el que lo desee. No nos precipitemos. Un Gran Vía que debe ser abierta a la tolerancia y cerrada al motor. Una Gran Vía del comercio, de la del Azúcar a la de la infusión, el vestido y los zapatos. De nuevo para nuestros emprendedores y empresarios. Donde todos y todas nos sintamos más cómodos y relajados. Ese fue el objetivo de la moción que presentó Izquierda Unida en el Pleno del Ayto., con el apoyo de Granada al Pedal. Esa es la voluntad del Alcalde de la ciudad. Se ha perdido mucho tiempo, lamento que el PSOE no aplicara esta filosofía, su filosofía del 94 y elaborada por los mismos técnicos profesionales. En esto PP e IU están demostrando habilidad para defender los intereses de la movilidad sostenible ¡Hagámoslo! Granada al Pedal miembro desde hace muchos años de CON BICI, que reúne las asociaciones que defienden la bici en España y Portugal, lleva 17 años en ese empeño. Se trata de una apuesta por lo posible y lo razonable y estamos cerca. Estamos seguros que la gran mayoría de los granadinos y los usuarios de la bici, vamos a estar en esto. Podemos llevar la bici al trabajo, a la abuela en taxi por la tarde o al cine en bus por la noche y lo que tenemos que hacer, parafraseando a Marcel Proust, es que esto se convierta en costumbre y que la costumbre nos lleve en brazos hasta la cama.

Creado por la Sección Sindical de FeSP - UGT de la Universidad de Granada    2012  FeSP-UGT UGR