EDITORIAL: LA NUEVA ACREDITACIÓN DELATA EL ANSIA PRIVATIZADORA PARA LAS UNIVERSIDADES

EDITORIAL: LA NUEVA ACREDITACIÓN DELATA EL ANSIA PRIVATIZADORA PARA LAS UNIVERSIDADES


UGT, desde las primeras reuniones en Madrid, en una fingida Mesa de Negociación del Gobierno con los Sindicatos, sobre el nuevo sistema para la acreditación, ya lo rechazó, por opaco y discrecional. El sistema anterior, era muy mejorable, en el sentido que solicitaba UGT, de transparencia y objetividad; que permitiera la autoevaluación. Lo cual, debía ser el producto de un proceso real de negociación colectiva, que nunca se produjo.

La publicación de estos criterios cierra el círculo del sistema, en el sentido que desde el principio había pretendido el gobierno, endurecimiento, opacidad y discrecionalidad, llevados a término gracias a la falta de negociación con los interlocutores sociales. La negociación durante estos años ha sido un mero teatro, para hacer digerible política, social y judicialmente su plan, que ha quedado convertido en un esperpento de evaluación. Su pretensión ha sido desde el principio hasta el final, controlar el acceso a la función pública y a la promoción del profesorado universitario, haciéndola imposible y arbitraria.

En el fondo de ese control, a través del endurecimiento y discrecionalidad del sistema, late la constante pretensión del gobierno del PP, de arrinconar, y, si puede, eliminar a las universidades públicas, de las que los empleados públicos, PDI y PAS, son sus más claros garantes.

En sus documentos sobre la gobernanza, que trataron de llevar a cabo, poniendo al frente al inefable Wert, ya señalaban el camino a seguir para privatizar a las universidades, el contrato laboral precario para los trabajadores universitarios, PAS y PDI, y la externalización de los servicios. La tasa de reposición iba en ese sentido, pero la bolsa creciente de profesores acreditados sin plazas que produjo, les hizo surgir la “feliz idea” que endurecer y hacer arbitrario el sistema de acreditaciones desinflaría la bolsa.

La respuesta no estuvo ahí, sino en la pérdida de su mayoría absoluta en el Parlamento y la necesidad de relajar la tasa de reposición, que conllevó. Pero a pesar de todo, ellos han seguido, con las intenciones pasadas, como si aún tuvieran la mayoría absoluta y pudieran llevar a cabo su proyecto privatizador universitario. Ahora, tenemos como producto de sus pretensiones pasadas, un sistema de acreditaciones, que al alargarse en exceso su puesta en marcha, ha quedado como un documento nostálgico y aislado, pero que va a hacer mucho daño.

La solución radica, en enterrar urgentemente este bodrio de sistema de acreditaciones, y comenzar inmediatamente a elaborar un nuevo sistema que sea, justo, transparente y objetivo; a través de una verdadera negociación colectiva, con las organizaciones sindicales y universidades; pero, para esa empresa, este gobierno ya se ha descalificado.

Artículo extraído de “LA CAFETERA” (187):

http://www.ugr.es/~fesp.ugt/cafetera/la_cafetera_187.pdf

Consulta todos los Boletines en el siguiente enlace:

http://www.fesp-ugt-ugr.org/la-cafetera-todos-los-boletines


Comparte las publicaciones que les puedan interesar a tus amigos en las redes sociales.

Gracias!!

Creado por la Sección Sindical de FeSP - UGT de la Universidad de Granada    2012  FeSP-UGT UGR