ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS


El PP, quiso mostrarse triunfalista, aunque las caras y los gestos de Arias Cañete y Dolores de Cospedal, en su comparecencia ante los medios en la noche electoral, no eran de alegría precisamente. Su enorme sangría de 2,6 millones de votos menos, 16 puntos de caída y 8 escaños perdidos; no invita precisamente al triunfalismo que querían vender.

El PSOE, por su parte, obtuvo el peor resultado de su historia, 2,5 millones de votos menos, 15,7 puntos de caída y 9 escaños

Se abre una nueva etapa política. El gobierno y el PP han pagado por sus excesos a lo largo de dos años y medio de recortes, subidas de impuestos y reformas que han dejado sentir sus dolorosos efectos en todos los trabajadores, cebándose especialmente en los menos favorecidos. La venta de humo de la campaña, con la supuesta recuperación y los buenos datos económicos, no ha engañado al ciudadano.

En Andalucía, lo ocurrido no dista tanto del panorama general. El PSOE ha vendido una victoria pírrica, representando el mismo papel que el PP con los resultados nacionales. Una victoria que quieren vendernos, pero que no se corresponde con los datos. Es cierto que el PSOE ha ganado en Andalucía, pero debido sobre todo al enorme descalabro del PP en nuestra comunidad autónoma. La diferencia a favor del PSOE sólo se debe a que el batacazo del PP ha sido mayor que el suyo. Un triunfalismo que apunta en clave de sucesión para el PSOE estatal.

Si comparamos los resultados  en número de votos, con una participación parecida al 2009, en Andalucía, el descenso del partido que sostiene el gobierno Andaluz es de 328.376 votos, que rentabilizan IU y PODEMOS. Por tanto, si lo que pretenden es comprobar el apoyo ciudadano a su  política, no salen muy bien parados. La política de la Junta, que no se ha despegado claramente del austericidio, también ha sido castigada aunque quieran vendernos lo contrario.


QUÉ PASARÍA EN LA GENERALES

Si trasladáramos los resultado del domingo 25 al Congreso de los Diputados, los dos partidos mayoritarios, representantes del bipartidismo, perderían diputados; que recogerían los, hasta ahora, partidos políticos minoritarios. Con ello se configuraría una Cámara sin una mayoría parlamentaria clara, excepto si se trasladan las aspiraciones de los que defienden el pacto explícito PP-PSOE.

El PP sería el grupo con mayor número de diputados, pero sería también el que más perdería. Pasaría de su actual mayoría absoluta de 186 diputados a ser la minoría mayoritaria, con 137 escaños. Una pérdida de 49 diputados que lo dejaría a 39 de los 176 de la mayoría absoluta. No alcanzaría esa cifra ni siquiera sumando los apoyos de UPyD, Ciudadanos, Vox, Coalición Canaria, PNV y CiU juntos. Todos juntos se quedarían en 175 diputados.

El PSOE perdería 3 de sus 110 diputados. Izquierda Unida daría un salto de 13 escaños hasta 24; y Podemos llegaría a 19. Los tres partidos de izquierda sumarían 150 diputados y aun sumando los 2 de Compromís y los 15 de ERC e incluso los 8 de Bildu, tampoco alcanzarían la mayoría absoluta.

Artículo extraído del Boletín,  “La caFETEra nº 89”: http://www.ugr.es/~feteugt/cafetera/la_cafetera_89.pdf


Creado por la Sección Sindical de FeSP - UGT de la Universidad de Granada    2012  FeSP-UGT UGR