ESPECIAL COMEDORES (UNIVERSIDAD DE GRANADA)

PONER EN VALOR LOS COMEDORES UNIVERSITARIOS

Cuando el PP accedió al gobierno, en un aciago día, capitaneado por Rajoy, trajo consigo una estrategia política para privatizar la sociedad, para liquidar el Estado de Bienestar, para eliminar Servicios Públicos y entregárselos a sus amigos; una estrategia que han repetido hasta la saciedad.

Todo comienza intoxicando a la opinión pública con mentiras acerca del mal funcionamiento de algún servicio, un juicio apoyado en datos manipulados. Paralelamente, limitan los 

medios de ese servicio, especialmente la dotación de personal, para que funcione mal. Después, crean una comisión de expertos, expertos sólo según ellos, que elaboran propuestas a su medida. Tras los expertos se dedican con entrega a promulgar decretos-leyes para acabar con los servicios públicos, que hasta ese momento habían funcionado razonablemente bien. Se acaba privatizando el servicio y dándoselos a personajes cercanos.

Pues bien, todo apunta a que la gerencia, alumno aventajado de Rajoy en muchos asuntos, también quiere ejercer como tal en los comedores universitarios. Por lo pronto, ya ha salido a la prensa intoxicando, afirmando que los comedores no dan las comidas de antes; a la vez que se dedican a limitar el personal necesario para su funcionamiento. Después vendrá el recorte en la oferta, por ejemplo, eliminando las “comidas para llevar”; más adelante, experiencias de privatización en comedores nuevos como el del Campus de la Salud, y por fin tras el caos, la privatización de todo, porque en época de austeridad hay que dedicar los fondos a “menesteres más necesarios” (gerente dixit).

NO SE PUEDEN BORRAR LOS RECUERDOS

 

Pese a quien pese los comedores universitarios constituyen una seña de identidad de la Universidad de Granada, de la que otros rectores han hecho gala, y para ello no han dudado en invertir en recursos materiales y humanos en diversificar la oferta; y en acercar los comedores a los campus y a los centros. 

 

EL ARTÍCULO EN LA PRENSA CON LOS DATOS DEL GERENTE

En la información publicada en los medios de comunicación, afirma el gerente que las comidas se han reducido un 26%, sin más análisis. Olvidando señalar que es un servicio público y que el número de comidas no debe ser el índice de funcionamiento de los comedores. Como toda estadística, ésta puede estar manipulada y así lo mostraremos en este artículo.

 

 

 


 

Todos los rectores han apostado por los comedores, todos menos uno, el actual, que ni ha aumentado la plantilla, ni ha invertido en medios materiales, sino que, por el contrario, ahora pretende reducirlos. Ello, a pesar de que en su programa se comprometió a fortalecer el servicio, diciendo cosas como que, Esta candidatura cree necesario mejorar la oferta de comedores universitarios; y a incrementar su función social… aumentando, la cuantía de las becas del Plan Propio de la Universidad. En particular las becas cuya concesión esté ligada a la renta, como son las becas del programa general (tasas, libros y material, alojamiento, transporte y comedor). Claro, que el programa nunca lo cumplió, no iban a ser los comedores una excepción.

El rector se comprometió a Mantener el precio del menú durante cuatro años, pero pasado los cuatro años el compromiso se derrumbó, una medida que ha podido afectar a la supuesta bajada del número de comidas y más en una situación de crisis.

 

Este factor, el incremento de los precios, no aparece cuando se ofrecen por la gerencia los datos supuestamente negativos. Tampoco manejan otros factores, como la reducción del número de estudiantes, el incremento de las tasas, la pérdida de poder adquisitivo de las familias, o el cambio de horarios como consecuencia del Plan Bolonia. Sólo hablan de bajada de manera genérica, sin acompañar análisis alguno, no se sabe con qué oscuras intenciones.

LOS COMEDORES UNIVERSITARIOS, SERVICIO PÚBLICO

Los comedores son un servicio público, y su bondad no se mide en términos de ingresos y gastos; como servicio público nunca será rentable en esos términos, pero sí lo es en el bien que procura a la comunidad universitaria. Como bien social, un número elevado de comidas son gratuitas, en forma de becas para alumnos menos pudientes; esas comidas, al igual que la de los residentes, no aparecen en la estadística del gerente.

Que le pregunten a los estudiantes, profesores y PAS. Todas las encuestas demuestran el grado de satisfacción de los usuarios. La prensa local, hasta hace bien poco, señalaba el impacto positivo de los comedores, ahora parece que ha cambiado, la publicidad institucional obliga.

Aclarado que los comedores realizan esencialmente una función social y no de rentabilidad económica. Vamos a analizar ahora la verdad de los supuestos datos negativos filtrados por la gerencia en los medios de comunicación

LOS DATOS DEL GERENTE FRENTE A LOS NUESTROS

Es fácil lanzar un dato global, afirmando que las comidas de los comedores han bajado, pero respecto a qué, y durante cuánto tiempo. Si comparamos los datos del curso 2013-2014 con el año en el que hubo más comidas, curso 2010-2011, lo normal es que bajen, si además acumulamos las bajadas y sumamos los cuatro años aparece el porcentaje que le interesa mostrar.

 

Nuestros datos matizan muy mucho los que ha filtrado la gerencia. Con las cifras de dos de los comedores, que representan bastante aproximadamente al conjunto de ellos (cuatro comedores), encontramos lo siguiente, en cuanto al número de comidas:

En primer lugar hemos partido del año 2010-2011, especialmente alto, en el que aún no se dejaba sentir el peso de la crisis. Las comidas bajaron sobre todo el curso 2012-2013, que recordamos fue exactamente el año de la crisis económica, de los recortes de salarios de las familias, y de la subida de tasas; lo normal es que en esas condiciones se incremente el número de estudiantes con problemas económicos graves, que a pesar de la calidad de la comida de los Comedores Universitarios y de sus bajos precios buscaran alternativas más baratas aún. En todo caso hay que tener en cuenta, también, otro factor, no menos significativo, como es la reducción del número de estudiantes de la UGR, debido a la subida de las tasas; muchos serían usuarios potenciales de los comedores.

Si observamos los datos del último curso 2013-2014, se aprecia una clara estabilización que esperamos que en el presente curso se convierta en recuperación. 

LO QUE DICEN NUESTROS ESTATUTOS

No conocemos aún el alcance y las intenciones de esta campaña de desprestigio de los comedores, pero sería bueno que el gerente y el rector recordaran nuestros Estatutos de la UGR, que en su TITULO V-SERVICIOS DE APOYO A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA-artículo 199. Concepto.1, dice: “La Universidad de Granada dispondrá de servicios específicos de apoyo a la comunidad universitaria que contribuyan al mejor desarrollo de la actividad docente, de estudio, de investigación, de gestión y administración, y de bienestar social”.

 

Entre los Servicios de apoyo a la comunidad universitaria nos encontramos con los Comedores Universitarios, que vienen reflejados en el artículo 209 que dice textualmente: “La Universidad de Granada procurará los medios y estructuras necesarios para proporcionar manutención a los miembros de la comunidad universitaria que así lo demanden, con criterios de calidad y estricto control sanitario y nutricional”.

 

No podemos olvidar que una parte importante de la función social de los Comedores Universitarios aparece, precisamente, en épocas de crisis, que hacen más necesaria y justifican, aún más, su existencia. Como Servicio Público de la Sociedad de Bienestar, atiende especialmente a los menos pudientes y juega un papel equilibrador en los desequilibrios económicos que provocan las crisis. Las crisis no pueden ser, nunca, una excusa para la privatización, sino un argumento sólido para el mantenimiento del Servicio.

QUE SE VALORE DESDE EL RECTORADO LO QUE TODOS VALORAN

El rectorado tiene que cumplir lo que dicen nuestros Estatutos y acatar que los Comedores Universitarios son un Servicio Público, cuya principal misión es social y no de rentabilidad económica. Lo importante no son el número de comidas que se sirven cada día, sino atender con la mayor calidad, como la que ha demostrado hasta ahora, a toda la comunidad universitaria, jugando su función en el equilibrio económico-social de ésta.

 

Desde FETE-UGT exigimos que se cumplan nuestros Estatutos, se pongan en valor los Comedores Universitarios y su papel en la Universidad de Granada, que no se especule más con ellos, que se despejen las dudas reforzando su función como Servicio Público; y se le de todo el apoyo que merecen el servicio y sus trabajadores.

INQUIETUDES, MIEDOS Y DUDAS DESDE LAS PEROLAS

POR UN TRABAJADOR DEL SERVICIO DE COMEDORES UNIVERSITARIOS

Hace unos días me sorprendí al leer un artículo en diario ideal, en el cual se hablaba de nuestros muy queridos y valorados--Comedores universitarios--. En dicho artículo, la Gerencia de esta Universidad apuntaba que las-ventas de tickets-y asistencia de usuarios había descendido un 26%

Cuál fue mi sorpresa al comprobar que la semana anterior a la publicación de dicho artículo, fue una semana donde coincidieron huelga y reivindicaciones de los estudiantes de nuestra universidad. Por lo que no parece lógico, extraer datos de esta semana para jugar a la estadística. De esta forma, es normal que no salgan las cuentas, ni al administrador del centro, ni a nuestra gerencia.

 

Las matemáticas muestran una bajada, es normal ya que el período evaluado es el del mes de octubre, y en este mes hay una semana que no se debería haber tenido en cuenta a la hora de evaluar la asistencia, puesto que los estudiantes-que son el alma de esta institución-estaban manifestándose y pidiendo unos derechos que se están diezmando por parte de nuestros mandatarios, desde Madrid, Sevilla y evidentemente desde el gobierno central de la universidad. A esa semana de poca asistencia de usuarios, corresponde ese 26%, un cuarto del mes, matemáticas puras.

 

Y me planteo las siguientes preguntas:

 

¿Por qué uno de los servicios mejor valorados por la comunidad universitaria, es también uno de los más maltratados por los que mandan? Y digo maltratados porque siempre estamos al mínimo de personal.

 

Si un compañero cae enfermo, hasta dos o tres días después no viene alguien a sustituirlo, y eso si viene.

 

¿Intentamos sacar beneficios a los comedores?

 

Es la otra pregunta que surge después de leer dicho artículo.

 

A pesar de mi corta experiencia, creo recordad que los comedores nacieron con la finalidad de ofrecer un servicio de calidad a nuestros estudiantes y demás miembros de esta comunidad, o sea que su función es de acción social, haciendo que los usuarios disfruten de una comida de calidad a un precio accesible, y que el hecho de tener que cocinar o recalentar comida, no les suponga una pérdida de tiempo.

 

Que dicho tiempo no vaya en detrimento y menoscabo de lo más importante para ellos, que no es otra cosa que la de aprender y adquirir conocimientos de Educación Superior (que es su meta, y no olvidemos que la nuestra también), pues sin ellos esta Institución no existiría.

 

Y de pronto, aparece el fantasma del miedo, ¿¿se quieren privatizar los comedores??

 

Uno de los baluartes y emblemas de esta Institución, aparenta estar herido, se tambalea sobre la cuerda floja, cual guerrero herido cae al suelo desde su cabalgadura.

 

Y digo aparentar estar herido, porque desde dentro aprecio que no es así, es lo que intentan hacernos creer, que no le salen las cuentas a los de arriba.

 

Este servicio, señores mandatarios, no es un negocio en el que primen solo los beneficios, sino que es un servicio más dentro de esta Institución, del que no podemos olvidar su carácter público y su finalidad social.

 

Un servicio, del cual—se les llena la boca—para presumir de él, cuando alguien de fuera nos visita y se sorprende de la calidad de las comidas que nosotros elaboramos y ofrecemos a diario, de la calidad humana que hay detrás de ese mostrador desde el cual nosotros aportamos nuestro granito de arena para que esta Institución sea cada día más grande.

 

Ese mostrador desde el que siempre esbozamos una sonrisa, aunque estemos bajo mínimos de personal, e incluso haciendo el trabajo de otros compañeros que están enfermos y ustedes no quieren sustituir, porque son más gastos, y no le salen las cuentas.

 

Nuestro trabajo no consiste solo en vender comida, detrás de las bandejas hay unas instalaciones que después hay que limpiar e higienizar en profundidad, y a diario, y lo mismo se limpian si vienen 400 usuarios que cuando vienen 1015.

 

Nuestro compromiso es—ofrecer lo mejor de nosotros mismos--, y en eso se incluye limpiar a fondo hasta la última losa de estas instalaciones, para que al día siguiente no enferme ninguno de nuestros comensales por alguna intoxicación alimentaria.

 

Los metros de losas, perolas, platos, ollas, marmitas y un sinfín de útiles de este servicio, se utilizan a diario, indistintamente del número de asistentes que vengan a visitarnos, pero para nosotros es una carga más cuando no nos reponen al personal necesario para cubrir dichas necesidades.

 

Nuestro ritmo de trabajo no es el mismo que el de un despacho, aquí cuando hay que moverse más, nadie nos lo tiene que decir, de nosotros sale, pues el –compañerismo-, gracias a Dios es uno de los ingredientes que se macera y cuece a fuego lento en este servicio.

 

¿Se plantean ustedes—los de números negativos--, las consecuencias que tendría si algún día se privatizara el Servicio?

 

Una empresa privada no puede ofrecer la misma calidad de comida, ni de personal, puesto que su único objetivo sería obtener beneficios.

 

Evidentemente, los precios no serían los mismos, y el rechazo por parte del estudiantado seguramente sería muy notable.

 

¿Se preguntan cómo les afectaría económicamente a los estudiantes esta decisión?

 

Retrocederíamos años con ese planteamiento, en el cual solo priman los beneficios económicos, esos beneficios y esos números que han condenado a éste, mi país, a una crisis tremendamente brutal, en la cual se han olvidado de lo más importante, que ante todo somos seres humanos, que lo social debería tener más valor que lo económico, y que esta Institución no es una Empresa o Universidad Privada, sino una Institución Pública, en la cual se enseña además de conocimientos en numerosos campos del conocimiento, unos principios de solidaridad, humanidad y servicio Social de alta calidad.

 

Yo seguiré entre mis perolas y fogones, preguntándome por qué se nos trata de esta manera tan injusta; triste, porque intuyo que el fin de este servicio se va acercando.

 

No somos una carga para la Universidad, como se hace ver a la Sociedad a través de la prensa, sino que somos a mucha honra, uno de los Servicios mejor valorados por la Comunidad, y en eso no nos va a quitar la sonrisa nadie.

 

Yo les pido que hagan una reflexión, que pongan en una balanza los pros y los contras de este servicio, que valoren sin números las cualidades que se sirven todos los días en los comedores, el agradecimiento que nos profesan los asistentes a diario cuando acuden a este servicio, la prestación social que se ofrece al alma y corazón de esta Institución, que como les decía, no es otra sino los Estudiantes, que sin ellos ni nosotros, no lo olviden,¡¡¡ustedes no existirían!!!.

VISITA AL CAMPUS DE CIENCIAS DE LA SALUD. COMEDORES DE CAMPUS

El pasado día 13 de noviembre, dentro del plan de visitas organizadas por FETE-UGT, visitamos el Campus de la Salud, con especial atención a la Facultad de Ciencias de la Salud. Nuestras visitas continuarán hasta poder llegar a todos los compañeros de este Campus y de toda la Universidad de Granada.

Aprovechando esta visita nos interesamos por los espacios que se encuentran en el edificio de Servicios Generales, en concreto por el espacio reservado a Comedor. 

Ahora mismo este recinto se encuentra vallado y en obras, no se puede acceder al mismo. Según fuentes fidedignas consultadas por FETE - UGT, este espacio está dotado para 500 plazas, que nos indica claramente que será un Comedor Universitario y no una Cafetería.

 

Desde distintos ámbitos de la gerencia, se deja entrever que será una Cafetería como la que existe en cualquier Facultad, pero las dimensiones del edificio, niega esa información. Decir que será una Cafetería, lleva un interés y es que se vea natural que se proceda con ella como se haría con la de cualquier centro, ofrecerla a la iniciativa privada.

 

Desde FETE-UGT trabajaremos para que ese comedor se gestione como un Servicio Público, dentro del Servicio General de los Comedores Universitarios. La excusa de las dificultades de contratación pública, en la situación actual, no nos valdrán. Se deben explorar todas las vías mediante la negociación con los representantes de los trabajadores para que el personal que gestione el servicio pertenezca a la plantilla universitaria.

 

La información que existe sobre este comedor es escasa y se presta a todo tipo de especulaciones. A día de hoy, no está concretada su dotación y el tipo de gestión que se aplicará. Realizaremos un seguimiento continuo y cercano de lo que ocurra con este servicio.

  • Blogger Black Round
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube Black Round